2
 
 
     
 

El DIVORCIO y sus PROBLEMAS

MODIFIQUE su PENSAMIENTO para que el CUERPO NO SE ENFERME

¿POR QUE se llama PALERMO?

CAPITÁN de las ESTRELLAS

ESOTERISMO y PODER POLÍTICO en la ARGENTINA

¿FLACA a MUERTE?

Su DESTINO en el HOROSCOPO

   
 
   
El DIVORCIO y sus PROBLEMAS
   

Desde los inicios de la humanidad, la familia ha sido la base fundamental de la sociedad pero, muchas veces, se ha visto afectada por desavenencias, problemas de comunicación, diferencias en la pareja, abandonos de la relación, entre otros conflictos propios del núcleo familiar, sumados a conflictos externos, que la fueron afectando.

Por ello, encontramos familias con problemáticas familiares muy diferentes, pero en otros casos semejantes, donde la convivencia es insostenible entre las partes que la componen; no obstante ello, el derecho ha facilitado a la familia alternativas posibles o remedios con la finalidad de subsanar los sucesos que están viviendo; a través de la institución de la separación personal o el divorcio vincular. Antes de la sanción de la ley del divorcio vincular, las partes podían concurrir a los tribunales a fin de separase personalmente. Actualmente hay muchas parejas que no transitan el camino del divorcio, sino que por cuestiones personales y/o de tiempos procesales establecidos en forma obligatoria por la ley deben utilizar dicha solución.

Cabe hacer notar la diferencia que existe entre la separación personal y el divorcio vincular. Básicamente en la primera se autoriza a los cónyuges a vivir separados, sin que ellos readquieran aptitud nupcial; por el contrario, en el divorcio vincular los cónyuges pueden volver a contraer nuevo matrimonio.

Pues bien, con la sanción de la ley 23.515, que rige en la actualidad, el divorcio vincular ha tenido aplicación de manera constante ante las problemáticas familiares o causales de disolución del vínculo matrimonial. Una de las más solicitadas es el divorcio de mutuo disenso o común acuerdo, donde ambos cónyuges ponen fin al vínculo matrimonial.

Otras causales son aquellas que tramitan bajo un divorcio contencioso, donde cualquiera de los cónyuges podrá solicitar al Juez, sin mediar consentimiento del otro, la disolución del matrimonio. Ellas son: el adulterio, la tentativa contra la vida de uno de los cónyuges o de los hijos, la instigación de uno de los cónyuges al otro a cometer delitos, las injurias graves, el abandono voluntario y malicioso.

No obstante, las causales mencionadas anteriormente, nuestra legislación estableció el divorcio por causa de enfermedad física o mental, alcoholismo, adicción; en estos caso, el Juez evaluará las relatos expuestos por el cónyuge que solicita el divorcio y se atendrá al régimen tutelar del de la persona enferma.

Por cierto, también es necesario destacar que las partes al momento de la solicitud del divorcio vincular, podrán establecer acuerdo respecto al régimen de visitas de los niños, las cuotas alimentarias que deba soportar cada parte y la liquidación de la sociedad conyugal.

El Juez en su sana aplicación de la ley, analizado lo expuesto por las partes, cumplidos los pasos procesales de rigor, declarará judicialmente el divorcio vincular.

Dra. Laura G. Rodríguez Silvera
Mat. Colegio de Abogados T78 Fº 161
Consultas: 4964-2570 / 4771-5186 / (15)5027-4282

 
 
Modifique su pensamiento para que
el cuerpo no se enferme
 

Nuestra terapia de cambio de conductas –dice el doctor Charles Lollis, de la Universidad Morehouse, en Atlanta, Estados Unidos– ha tenido un efecto significativo en la presión arterial de los participantes. Las sesiones incluyen ejercicios de respiración para relajarse y concentración mental, lo que no significa ninguna práctica religiosa. Son, simplemente, técnicas mentales para alcanzar estados de tranquila vigilancia y alerta, lo que permite realizar las tareas cotidianas, pero sin estresarse”. Estas palabras del doctor Lollis, creador del Programa de Control del Estrés y la Ira, pertenecen a su presentación en el Congreso Internacional sobre Hipertensión que concluyó recientemente. En verdad lo expuesto no es algo nuevo para quienes trabajamos en control mental y reprogramación psíquica. Lo señalado por este científico no es otra cosa que la puesta en práctica de un sistema que permite a cualquier persona, que realmente se decida, modificar maneras nocivas de pensar por otras ideas que, haciéndose cargo de los problemas, sirvan para encontrar soluciones transformadoras y no dejen al sujeto atado a una manera reiterativa y negativa de ser. De nada sirve la gimnasia física, la alimentación sana y el control médico frecuente si las ideas del individuo son negativas. ¿Cómo no habría de enfermarse el cuerpo de alguien que todo el día está sintiéndose superado por las circunstancias? ¿Cómo no tener padecimientos orgánicos si se vive un estado de nerviosismo permanente? Una cosa es tener problemas o desafíos que resolver y otra, muy distinta, que los mismos provoquen desarmonías en la vida cotidiana de la persona. Dificultades tenemos todos. Hay que terminar con esa fantasía de que hay gente que no tiene complicaciones y momentos malos. Eso es sólo un sueño. El mismo hecho de estar vivo ya implica tener que tomar decisiones, enfrentar adversidades y transformar a la vida en una aventura. Ahora bien, ¿por qué para algunos las dificultades son desafíos que sirven para mejorar la personalidad y para muchísimos otros cada adversidad se transforma en una roca de semejante tamaño que termina aplastando al individuo? ¿Por qué frente a situaciones semejantes (nunca hay dos situaciones iguales) algunos las aprovechan a su favor y a otros les provocan padecimientos psicosomáticos?

CONOCERNOS POR DENTRO
La clave está en la manera de pensar. Esto es tan antiguo como la humanidad misma. Por eso, en la entrada al famoso Oráculo al Dios Apolo, en la localidad griega de Delfos, estaba escrito: “Conócete a ti mismo”. Quien logra conocerse (lo que requerirá saber pedir ayuda, tener perseverancia y mucho amor hacia uno mismo) puede, a partir de allí, iniciar una verdadera transformación personal. Ser humano es algo maravilloso. Un humano puede concretar todos los cambios que anhela o desea. Los animales no modifican su manera de vivir. Tampoco los vegetales. Pero los humanos sí podemos. Esta no es una cuestión ni de edades, ni de títulos u honores. Aquí de lo que se trata es de comprender que cada uno tiene un pasado que es irrevocable. De la misma manera, todos somos dueños del presente y del futuro. Sabio es el refrán: “Eres el constructor del resto de tu vida”. Pero ninguno puede cambiar sin un programa de entrenamiento, sin permitir que otra persona que ya haya hecho el cambio le enseñe de qué manera lograrlo. “Nadie puede dar lo que no tiene”. Esa es la razón por la que muchos que podrían vivir bien, no lo hacen. Están mal rodeados. Nuestras abuelas advertían: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Las conductas de cada uno fueron aprendidas –alguna vez– de los otros. Y si esas conductas enferman, llevan a vías muertas, a sentimientos de impotencia y sabores de derrota, entonces hay que modificarlas cuanto antes. Para el primer paso, lo único que se requiere es una decisión intensa de aprender de nuevo a vivir.

Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social (UAJFK) y autor del libro "Permiso para una vida mejor", publicado porEditorial Atlántida. Página web: www.antoniolasheras.com.ar
Consultas: 4371 4788

 
 
¿POR QUE se llama PALERMO?
 

El nacimiento de este barrio se encuentra vinculado con Juan Manuel de Rosas, quien allá por 1836 adquirió estas tierras, construyendo en ellas su residencia, exactamente en la esquina sudeste de las actuales avenidas del Libertador y Sarmiento. Luego de la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, que significó la derrota del Restaurador de las Leyes, ocupó la casa el general Justo José de Urquiza, su vencedor, quien permaneció allí por corto lapso. Tiempo después fue sede de la Escuela de Artes y Oficios del Colegio Militar y de la Escuela Naval. En 1875, por iniciativa del presidente Domingo Faustino Sarmiento, fue inaugurado el Parque Tres de Febrero (bosques de Palermo), proyecto que había obligado a demoler al casa que, a decir verdad, no le traía muy buenos recuerdos a los porteños por haber sido la residencia de ese “odioso tirano” al que ya no querían recordar. Con respecto al nombre de este barrio, el más extenso de la ciudad de Buenos Aires, existen al menos dos teorías. La más confiable vincula esta denominación con el siciliano Juan Domingo (o Giovanni Doménico) Palermo, quien a fines del siglo XVI vino a ese por entonces remoto lugar en el mundo en busca de fortuna. La encontró casándose con Isabel Gómez de Saravia, heredera de un terrateniente que poseía vastos campos en las afueras de la aldea llamada Buenos Aires. Palermo la incrementó convirtiéndose en proveedor oficial de carne y luego ocupando sucesivamente los cargos de Regidor, Tenedor de Bienes de Difuntos y Fiel Ejecutor, Teniente de Alcalde y Juez. Construyó, en el lugar que ocupaba entonces la barranca del río, entre Salguero y Coronel Díaz, una ermita dedicada a un santo negro y milagrero, patrono de los sirvientes: Fray Benito, santo italiano de origen africano del que eran muy devotos los negros de Buenos Aires. San Benito de Palermo fue el primer africano canonizado por la iglesia y es el patrono de los negros en los Estados Unidos de América. El siciliano que hizo “su América” falleció el 15 de julio de 1635, siendo enterrado con pompa en la Catedral con “cruz alta” y misa de cuerpo presente. Casi dos siglos más tarde, Rosas compró todas las chacras y quintas en que se había subdividido el lugar, hasta un total de quinientas hectáreas, y en ellas puso a trabajar a cientos de jornaleros que plantaron sauces y naranjos y rellenaron las zanjas con conchillas de la costa, hizo diseñar caminos y amplió una casita pequeña hasta erigir su caserón, al tiempo que hacía llamar al sitio Palermo de San Benito, consiguiendo un predio tan armonioso que un visitante lo rebautizó “El Versailles pampeano”. Desde allí acrecentó su poder: entre sus blancas paredes ordenaba degüellos mientras se hacía entretener por sus bufones. Pero poco gozó Rosas del monumental caserón, porque en 1852 ya partía rumbo al exilio. Minutos después de su huida, llegó al lugar la vanguardia del ejército triunfador y, junto con ella, el audaz boletinero Domingo Faustino Sarmiento. En los árboles que había plantado el dueño de casa colgaban racimos de hombres: eran los prisioneros del batallón Aquino, ejecutados. “Frutas demasiado maduras que gotean”, apuntó Sarmiento apelando a una metáfora, mientras recorría ese ámbito que le resultaba tan hostil. Fue entonces cuando hurtó una bandera con la leyenda “Mueran los salvajes unitarios”. Casi veinte años después, ya ungido presidente, el autor de “Facundo”, al pronunciar una arenga al pabellón nacional, extrajo esa bandera de sus ropas, ante el asombro de la multitud, a la que pidió sustituir la bandera del odio por la bandera celeste y blanca de la paz. En 1998, la Legislatura porteña instituyó el día 24 de octubre como Día del barrio de Palermo en recuerdo de esa misma fecha, pero de 1580, en que las autoridades españolas llegadas a estas playas comenzaron a parcelar y distribuir “las tierras de Palermo”. Esta disposición revocó la ordenanza 43.653, del 2 de agosto de 1989, que había declarado al 25 de junio como anterior día de este barrio.

Liliana Rojas

 
 
Capitán de las estrellas
 

Aquí está el protagonista de esta enternecedora historia.
Durante un largo tiempo alegró la vida de una familia que nunca pudo olvidarlo.

 

Hay estrellas y cielos para perros! Esta es la historia de un salchicha alemán, pelo corto, color negro-fuego, que un día decidió partir y ser una estrella más que nos ilumina desde ese cielo por las noches. Llegó en 1980, como un regalito. Y no se fue hasta 1998, cuando ya era un abuelito muy pero muy arrugado y casi no veía. Lo llamamos Capitán Pierre porque tenía mirada fuerte y tierna a la vez y porque, con su vozarrón tipo ovejero alemán, nos daba órdenes para todo. Dicen que, en las madrugadas de luna brillante, se escuchan sus ladridos de duendecillo por todo el barrio… Y muchos chicos lo suelen ver corriendo hacia el cielo azul en busca de su estrella favorita, la de los perros.

Era un domingo triste. De pronto, irrumpieron mi marido y mi hjia en el dormitorio diciéndome: “¡Mirá lo que te traemos!” Y pusieron sobre mi cama a un salchicha negro-fuego que emitió un flaco ladrido, lleno de miedo. Este gordito me miraba tratando de caerme simpático. “Lo compramos -explicó mi marido-, porque se me hizo el cariñoso. Pregunté cuánto tiempo tenía y me dijeron que seis meses”. Pobrecito, pensé. Después me enteré de que, como había crecido, la gente lo miraba pero no se lo llevaba.

Así llegó. Acostumbrándose a nosotros y nosotros, felices. No sabíamos que nos enfrentábamos a un animalito muy especial, de fuerte carácter, testarudo y tierno a la vez, que nos robaría el corazón. Esa primera noche en casa fue muy educado. Lo pusimos en una caja de cartón, a los pies de la cama, y le dijimos que se quedara ahí. Al otro día, le buscamos un lugar donde pudiera estar, por las dudas si, siendo cachorro, quería romper algo. Se quedó entre la cocina y el hall de entrada. Pero a la noche, se fue a dormir a mis brazos, como un bebé. No me resistí a su cariño.

Se impuso definitivamente en la familia. Su vida transcurrió entre “chupetes” (pañuelos anudados que él deshacía con sus dientes) y “corchos”, que recogía de la calle. También, le gustaba mucho echarse recibiendo un tibio rayo de sol que entraba por la ventana, clavando su mirada en esa inmensa luz. Y hasta me pareció verlo, más de una vez, envuelto en alguna nube dorada. Tenía algo especial, mi “Capi”.

Era muy revoltoso. Le encantaba pasear en el coche, hacer diabluras con la colcha de la cama y dejarse fotografiar. Entre las aventuras cotidianas con las que “Capi” nos asombraba estaban sus rabietas, sí, sus enojos que demostraba abandonando al que fuera con un aire de desdén y un “ufff” o algo así. Nunca disculpaba fácilmente un error nuestro. Y era contestatario: a un reto, un ladrido. Mimoso, le encantaba dormir entre mis brazos. Pero eso sí, ¡que no me acercara a su boca llena de tremendos dientes! ¡Gruñía!

Fue un perrito guapo, fuerte. Sus casi dieciocho años transcurrieron con felicidad, hasta que la edad avanzada marcó problemas de salud. Fue de pronto. No pudo ver no sé bien a partir de qué día. Sus ojos color violeta estaban viejitos: él seguía mi mano por el olfato. Solía levantar la cabeza y mirar a lo lejos, al cielo. Ahí parecía que podía ver mejor.

Y las nubes doradas (sus grandes amigas) empezaron a quedarse junto a él, envolviéndolo.

Un día se puso muy triste. Me ladró a medianoche porque ya no podía subirse a la cama, sus patas no tenían fuerza. Me levanté y le di agua. Se quejó de un dolor cuando le toqué la panza. “Capi” empezó a mirar hacia ese cielo que solo él veía. ¡¡¡Me desesperé!!!

De pronto, vi una luz parecida a una estrella. Me asusté. “Capi”, no; se incorporó y caminó a través de la luz estelar. Mi compañero de soledades, de siestas, de viajes, partía hacia su nube dorada. ¡Corría, no le dolían las patas! No lo pude detener. Comprendí que Capitán Pierre ingresaba al cielo de los perritos, una nube cercana a la Luna. Desde entonces, lo extraño mucho, sí. De vez en cuando escucho sus ladridos en sueños. Ese día me levanto muy feliz.

Elsa Bragato
Periodista especializada en espectáculos. Conductora del programa “Elsa y el show”, que se emite los domingos a las 13 por AM 1010, radio Onda Latina.

 

 
ESOTERISMO y PODER POLÍTICO en la ARGENTINA
 


 

Parecía apenas un hecho político más, teñido de la habitual demagogia y violencia intransigente que suele jalonar la historia partidista en la Argentina. Era un 17 de octubre, pero del año 2006, y el cadáver del ex presidente por tres veces en nuestro país, general Juan Domingo Perón era trasladado desde el cementerio de Chacarita (ciudad de Buenos Aires) hasta la que fuera su quinta de descanso en la localidad bonaerense de San Vicente, donde reposaría finalmente en un mausoleo erigido ad hoc junto al de su segunda esposa, Eva Duarte.

Nuestro país tiene una larga deuda con sus personajes en eso de no dejarlos en paz para la eternidad. San Martín descansó en estas tierras transcurridos más de treinta años después de muerto. Rosas tuvo que esperar un poco más: ciento veinte años. Con Perón, finalmente, parecía cerrarse una historia extraña. Pero aún faltaba algo: la violencia se desató en las calles, motivos aparentemente despreciables llevaron a bandos en pugna dentro del mismo movimiento supuestamente peronista a enfrentarse hasta a balazos. La crónica policial es, de todos modos, conocida.

Lo que no es tan conocido es que hubo una cara oculta en esta crónica. Que a la hora en que el catafalco debía ingresar al mausoleo, y a tenor de las versiones echadas a correr por muchos místicos y espiritualistas en todo el mundo, un ignoto y "poderosísimo rayo ultravioleta llegado desde las profundidades el Universo" alcanzaría de lleno la Tierra el mismo día, multiplicando "un millón de veces" los pensamientos (y, lógicamente, eventos) que entonces se realicen.

Me adelanto: creo que fue una tontería más de los iluminados contactistas de siempre. En verdad, aparte del hecho de vivir de por sí inmersos en un campo de radiación ultravioleta, el impacto de un "rayo" de estas características podría, supongo, ser perfectamente detectable por nuestros aparatos de medición. Y si los seudo espiritualistas que se creen estas cosas salen a la palestra a sostener que otra vez estoy criticando con la razón "lo que sólo puede ser percibido con el corazón y el espíritu" les recuerdo que habrán sido ellos, no yo, quienes hablaron de "rayo ultravioleta". Y si es ultravioleta, es perfectamente detectable.

Entonces, ¿a qué viene esta observación de quien no cree que esto tuviera alguna importancia? En la casualidad que, pese a ser siempre el 17 de octubre la principal efeméride de esta vertiente política (por conmemoración del día en que las multitudes inundaron la Plaza de Mayo, allá por 1945, catapultando a Perón a la historia argentina) éste, además, conlleva el hecho importantísimo para la iconografía peronista no sólo del traslado de los restos sino de la reunión (re-unión) de dos personajes ya casi elevados a los altares de millones de argentinos, llegando e iniciándose la ceremonia a la hora indicada de comienzo del "evento cósmico". Sospecho que no es casual, y que habla a las claras que la especie es conocida por quienes deambulan en el poder y mueven hilos esotéricos dentro el peronismo, más allá de López Rega, los astrólogos de Perón, el robo de sus manos y las logias masónicas siempre a la sombra de su poder.

José López Rega pasó de ser un simple cabo de policía y custodia de Perón a su secretario privado y personal y, ya con María Estela Martínez de Perón –la tercera esposa del general- en el poder, ministro de Bienestar Social de la Argentina. El “hermano Daniel”, como se le llamaba en círculos esotéricos mezclaba todo: umbanda, astrología, contactos con la Masonería, fundó la Logia “Anäel”, visitas al “hermano Miguel” de la “Escuela Irma de Maresco” (un sincretismo de catolicismo, devociones populares y espiritismo kardecista), vudú, numerología, fascinación por el Antiguo Egipto (creía que él y Perón habían sido, vaya a saberse en qué Dinastía, uno Faraón y el otro Gran Visir). Aún flota en el recuerdo de los testigos excepcionales la lamentable escena de un Perón yaciente muerto y, entre el dolor de los presentes, un López Rega que se abre paso, asegura en voz alta “que lo hará resucitar” y, tironeándole de los pies, grita una y otra ve: “¡Despierta, Faraón!, ¡Despierta, Faraón!” El Faraón siguió durmiendo el sueño eterno.

CUESTIONES DE VIEJA DATA
La relación entre las creencias esotéricas y la política argentina no es cosa reciente. Mientras vamos recorriendo archivos, uno detecta la especial fascinación que el presidente Hipólito Yrigoyen profesaba por el espiritismo así como el diputado socialista Alfredo Palacios y, aún más atrás, la filiación masónica de un Rivadavia o un San Martín. La de éste, junto con Simón Bolívar, fue la que posibilitó el Pacto de Guayaquil y ya el Libertador de tres naciones cumplía específicas instrucciones de su logia cuando, en lugar de constituir en su cruzada libertaria un megapaís, sienta las bases de tres naciones independientes entre sí: la Argentina, Chile y Alto Perú (luego fraccionado en Bolivia y Perú). En tiempos de rozagantes monarquías, un país casi continental sería presa fácil de intentonas imperiales, endógenas o exógenas. Y es de todos sabido –más aun en esos tiempos apenas post Revolución Francesa- la poca sintonía entre la masonería y lo mayestático.

LIBERTAD E INDEPENDENCIA
Sin embargo, sería erróneo suponer que la influencia de sociedades secretas, iniciáticas y probacionistas en la historia argentina siempre respondió a fines altruistas, casados con aquello de “libertad, igualdad, fraternidad”. Al igual que en tiempos más modernos sirvieron de enmascaradas de estafadores y delincuentes (como la P2 de Licio Gelli, para citar un recordado ejemplo mediático), la filiación de algunos “patriotas” a órdenes no tan transparentes trajo más sangre que gloria. De Cornelio Judas Tadeo Saavedra, integrante y cabeza visible de la Primera Junta que el 25 de mayo de 1810 se hizo con el gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata (pretérito nombre de nuestro país) se escribió que estaba vinculado a los carbonarios italianos. Endeudados estos con prestamistas españoles, la “Revolución” del 25 de mayo fue más un boicot comercial que otra cosa. Ese día, no nos independizamos de los españoles: campeaban tiempos en que el rey Fernando VII había sido desplazado de su autoridad por las tropas napoleónicas –era la familia de Bonaparte quien medraba en “la piel de toro”- y el grito libertario rioplatense no buscaba crear una nación libre y soberana: en verdad, sólo reivindicaba su fidelidad al monarca español en el ostracismo y reivindicar la autoridad aduanera única de Buenos Aires –gran negocio de los comerciantes hispanos entonces radicados aquí así como de las “coimas” a la sombra del contrabando- Por eso, los argentinos, con un nacimiento ya fenicio y mercenario, festejamos el 25 de mayo como “Día de la Libertad”... económica. Habría que esperar ¡seis años! para que, el 9 de julio de 1816, nos atreviéramos a proclamar la independencia. El dulce gusto de la autonomía había agigantado la brecha con la Madre Patria en esos tiempos y lo que se había iniciado como un guiño hacia los Borbones se acentuó –más por mérito de los caudillos de provincia que por la oligarquía porteña- hasta transformarse en decisión de romper cadenas. Así que aquí estamos: extraño país éste, para el cual, así como toda excusa para decretar “días feriados” es siempre bienvenida, apagamos esquizofrénicamente velitas dos veces por año como nación, en lugar de una.

San Martín llegó a la Argentina en 1812 como oficial del ejército español (héroe de la batalla de Bailén, entre otras) pero, primero fiel a la Orden, instituye la ya citada Logia Lautaro y se revuelve contra sus antiguos empleadores. Lleva el proyecto masón allende las fronteras pero confronta al punto tal con los agentes carbonarios locales que el 11 de febrero de 1824 se exilia definitivamente en Europa. Por supuesto, los carbonarios no se quedarían con esa deuda y en 1838 enviaron al “hermano” Giusseppe Garibaldi a invadir las costas argentinas por el río Uruguay. Y en 1865, la patria masónica del doctor José Gaspar Rodríguez de Francia y sus herederos, Carlos López y Francisco Solano López, la República del Paraguay, conoció la pesada factura carbonaria en la Guerra de la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Uruguay). A Solano López, también masón, le tocaría defender a sangre y fuego un proyecto alternativo que permitió a la patria de los guaraníes erigir el primer alto horno de Sudamérica, tener cuatrocientas escuelas sobre una población de 400 mil habitantes (impensable en la región de mediados del siglo XIX), dos plantas elaboradoras de papel para imprimir periódicos bilingües (castellano – guaraní) y trazar los primeros ferrocarriles, en sendos emprendimientos del Estado. Fue la hora trágica de la guerra. Pagando y haciendo pagar un alto precio, el Paraguay fue aniquilado. Brasileños y uruguayos arreglarán con sus conciencias. Los argentinos, convenientemente olvidadizos, aún no hemos perdido perdón por tamaña cobardía al servicio de logias europeas.

SIGLO XX CAMBALACHE
Pero fue entrado el siglo XX donde el contubernio entre el esoterismo (bien o mal entendido, que a cada uno le quepa su sayo) y el poder político argentino alcanzó no sólo cotas inimaginables sino una exposición descarada. El peronismo es un ejemplo paradigmático. El peronismo de toda hora, porque así como Juan Domingo era gran amigo y aconsejado del “Hermano Lalo” (Hilario Fernández, un inmigrante español dirigente de la Escuela Científica Basilio, una agrupación neoespírita de desmedido crecimiento en esos tiempos, al punto que, cuando Perón se enfrenta con la Iglesia Católica, los de la Basilio acceden a multitudinarias asambleas en el Luna Park) en su primera y segunda presidencia, la tercera –y casi todos los años de su exilio en España- medró a su sombra, como un hongo venenoso, el “brujo” por antonomasia, José López Rega. Pero también se abrazaba a Licio Gelli, su “gran amigo” a quien prometió concederle el control de las exportaciones del país cuando fuera nuevamente presidente cosa que, se sabe, no ocurrió. Gelli se vengó, dicen, de una manera esotérica: se sospecha de él que fue quien encargó el robo de las manos del cadáver del general, para dificultar su tránsito al Parnaso espiritual Mutilación post mortem con consecuencias traumáticas en el más allá que por 1969 el astrólogo búlgaro-uruguayo Cristo Cristoff Naumova (nom de guerre Boris Cristoff) le habría sugerido cuando en calidad de “consejero astrológico” tuvo a su cargo la redacción de la carta natal del padre del justicialismo argentino. Ni los serios “desarrollistas” se salvaban. Ricardo Frondizi, fallecido en 1973 y hermano del ex presidente Arturo Frondizi, fundó en 1967 la Asociación Argentina de Sky Scouts “preparados para el contacto cósmico”, y poco después otra organización donde contaba con el apoyo y los contactos de su hermano: la Hermandad Cósmica Cruz del Sur.

Astrólogos, masones. Son constantes de la historia política argentina. El doctor Luis Sobrino Aranda, ex diputado en dos períodos, está compenetrado a tal punto con la horoscopía que ha publicado incluso varios libros (el último de ellos titulado “Astrología Política Mundial”, Editorial Dunken, Buenos Aires, 2004) . Masones más astrólogos. Eduardo Emilio Massera, de oscura memoria, miembro de la junta que impuso la dictadura militar en 1976, ideólogo de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada, paradigma del centro clandestino de detención, tortura, y asesinato de esos años) tenía como astrólogo personal al entonces conocido Profesor Herfais (que alternaba su colaboración en el proyecto “político” del militar con sus columnas en revista frívolas y la edición de Anuarios Astrológicos), seudónimo de Héctor Ricardo Faisal, que de subteniente (RE) del Ejército Argentino pasó a oráculo de Massera. Cuando éste cayó en desgracia, Faisal no se amilanó: emigró a Perú, donde pasó a revistar como astrólogo de cabecera de otro oscuro personaje: Vladimiro Montesinos , Director del Servicio de Inteligencia Nacional en ese país y brazo ejecutor del “trabajo sucio” de Alberto Fujimori de quien, se sabe, era (¿seguirá siendo?) gran admirador el “contactado” y escritor platillista Sixto Paz Wells (doscientas personas y yo lo escuchamos proclamar la “misión cósmica” del ex mandatario durante una conferencia en la ciudad argentina de Santa Fe) y a quien, se dice, Fujimori tenía en alta estima. Claro que “contactados con extraterrestres” y políticos tienen en la Argentina también su reflejo que es... casi una pinturita.

ARTE EXTRATERRESTRE
Hablamos ahora de Alberto Rodríguez Saá, hermano del sempiterno gobernador de San Luis –y presidente de la Argentina por un puñado de días- Adolfo Rodríguez Saá. “El Alberto” es un convencido de estar en contacto con extraterrestres, así como de poseer cierta clarividencia cósmica que le permite conocer paisajes interplanetarios. Fruto de esa canalización son sus pinturas de panorámicas de Xilium, un planeta que, según el oportuno (¿u oportunista?) divulgador–investigador uruguayo Fabio Pedro Allés (porque lo de “Fabio Zerpa” es el “nombre artístico” que arrastra desde sus épocas de “actor de carácter” en la rutilante cinematografía argentina de fines de los '50 y principio de los '60) “orbita alrededor de Sirio y podría haber sido la cuna de la humanidad”. Zerpa conoce “al Alberto” desde 1978 y, por su intermedio, “al Adolfo”. Dicen que en esos tiempos don Fabio le hizo una predicción: “Usted será presidente”. “El Adolfo”, años después, seguramente se habrá debatido entre el agradecimiento por lo exacto del vaticinio (recordemos que en diciembre de 2001 las pujas de un país en la debacle lo sentaron en el sillón presidencial) como resentimiento por lo avara de la profecía (Zerpa no “vio” que sólo duraría una semana).

Alberto Rodríguez Saá nunca ratificó ni rectificó ante los medios de prensa sus contactos cósmicos, comidilla periodística aún en tiempos en que era senador nacional. Semejante ambigüedad puede haber tenido como objetivo por un lado no “embarrar la cancha” de sus aspiraciones políticas pero, por el otro, sobrevaluar su obra pictórica: en el mercado de las galerías de arte, las pinturas de Rodríguez Saá se cotizan entre quinientos y ocho mil dólares. Entre esto y las denuncias por “enriquecimiento ilícito”, ¿cómo no habría de llamar a su residencia en Punta del Este, precisamente, “Xilium”?

Algunos opositores sostienen en cambio que la especie de los “contactos telepáticos con extraterrestres” del Alberto fueron originados como una operatoria de descalificación por gente afín al doblemente ex presidente Carlos Saúl Menem. Ahora bien, considerando los “antecedentes esotéricos” de éste (desde el crédito público dado a su “vidente personal”, la señora Azucena Agüero Blanch, hasta su adhesión a las utopías seudo espiritualistas del chileno Carlos Livio Arter Goldaker, alias Carlos Warter, mezcla de instructor de control mental para señoras gordas adineradas con Jorge Bucay trasandino. Fue el que, en una entrevista concedida por el periodista Bernardo Neustadt en Tiempo Nuevo (1992), sostuvo que “Menem es un agente extraterrestre”. Tal vez un espíritu extraterrestre lo haya poseído en algún momento luego del desalojo compulsivo que su giro ideológico de la “patria socialista” preelectoral hacia un neoliberalismo salvaje al llegar al poder le impuso a otro espíritu, pero en este caso del caudillo riojano decimonónico Facundo Quiroga, a quien Menem creía incorporar con frecuencia y, cuando no, lo llamaba a gritos en los jardines de su residencia de Anillaco.

HACIA EL SOCIALISMO EN OVNI
Si se tiene la errónea percepción de que los devaneos metafísicos corresponden a la derecha del espectro político pues eso será, precisamente, lo erróneo. La izquierda vernácula aportó lo suyo. Homero Cristali, líder del Partido Obrero Revolucionario Trotskista, creía que los extraterrestres, en virtud de un materialismo dialéctico, tenían que haber superado tiempo ha las luchas de clases. Así que proponía electoralmente la acción mancomunada del proletariado para construir “refugios nucleares comunitarios” donde protegerse tras la inminente (¿?) guerra nuclear y hasta tanto llegaron los ovnis a rescatar a los elegidos. Mucha más seria ha sido la propuesta de Mario Rodríguez Cobo, un mendocino internacionalmente conocido por su apelativo: Silo. Desde un mítico sermón en Punta de Vacas en 1969, a cuarenta kilómetros del Aconcagua –donde se sostiene insistentemente fueron observados objetos no identificados- Silo lanzó una propuesta mezcla de pacifismo utópico con socialismo cristiano. Perseguido por las dictaduras ideológicas de entonces, emigró a México y luego a otros países desde donde generó un movimiento espiritualista, “La Comunidad”, que en distintas naciones desembarcaría con suerte diversa en forma de acción política: el Partido Humanista.

Año 2003. Sube al poder Néstor Kirchner. Un dato menor para la sociedad, mayor para el simbolismo esotérico. Ordena al orfebre Juan Carlos Pallarols tallar un nuevo bastón presidencial. Este debe tener empuñadura de plata, no de oro. Interpretación: la Argentina proviene de “Argentum”, el país “vibra” con ese metal y hay que tenerlo en un puño. Y hace colocar en su interior una cápsula con tierra patagónica. Aún más; cuando lo recibe de manos del bonaerense Eduardo Duhalde, lo hace girar casi con arte de bastonera yanqui para que el sur (el “abajo”) domine al Norte (Buenos Aires, el “arriba”). Kirchner no inventa nada: la técnica es milenaria y transmitida por los chamanes mapuches. Y los ejemplos continuarían, quizá con regionalismos poco atractivos para el público masivo. ¿Qué gobernador, ministro, diputado o senador provincial, concejal, funcionario gubernamental de todas y cada una de nuestras provincias no visita a su vidente, su parapsicólogo de confianza, su tarotista? Doy fe (ah… si nuestros archivos hablaran).

Gustavo Fernández
Parapsicólogo, periodista y escritor
Editor de la revista electrónica
www.alfilodelarealidad.com.ar

Su DESTINO en el HOROSCOPO
 

ARIES: Oportunidades en el amor y también para realizar aquellos viajes con los que soñó durante mucho tiempo. Los impulsos estarán orientados hacia los sentimientos y la creatividad. Deben evitar las discusiones coléricas porque corren el riesgo de ganarse enemigos. Solidez y armonía en el seno familiar.

TAURO: Período próspero en materia económica. Notable consolidación en el empleo, donde valoran su talento y dedicación. Enlaces positivos con gente de su entorno, que será determinante para alcanzar algunos objetivos que tienden a demorarse. Disfruten a pleno del tiempo libre con actividades que les generen placer.

GEMINIS: Estarán muy inquietos, con ganas de perfeccionarse por dentro y por fuera, lo que denota una singular autoestima. Llega dinero desde un destino que no estaba en sus planes. Aprovechen los momentos libres para realizar cursos, talleres o seminarios que los ayuden a fortificarse espiritualmente.

CANCER: Potencia, energía, vitalidad. Es una etapa clave para los hijos de la Luna. Máxima concentración en los negocios, donde recibirán noticias gratificantes. Audacia para superar obstáculos y alcanzar aquellas metas por las que han venido bregando durante largo tiempo. Momentos de placer y dicha infinita en la pareja.

LEO: Llegó el momento de apostar a lo nuevo. Deben dejar de lado los prejuicios y atreverse a incursionar en territorios que consideraban vedados. La relación que mantienen con un amigo o aquélla que comenzó como una aventura puede convertirse en algo formal. Sellan acuerdos con socios para nuevos emprendimientos.

VIRGO: Tendencia a la expansión personal y espiritual. Estarán un poco sensibles y eso puede provocarles algunos momentos de incertidumbre. Sepan disfrutar de las emociones porque se avecina una etapa intensa para los sentimientos. Percibirán cierto desgaste o agotamiento físico que requiere apoyo profesional.

LIBRA: Orientan todas sus energías hacia el plano vocacional o laboral. Surgirán varios replanteos en cuanto a las decisiones que han tomado y a las personas que los rodean. Lentamente irán superando algunos duros trances por los que atravesaron en los últimos meses. Agradable sorpresa en su entorno familiar.

ESCORPIO: La familia aparece como un sinónimo de conflictos, que a menudo los ponen irascibles. Deben adoptar una actitud más conciliadora y evitar que esos enfrentamientos se tornen crónicos. Las buenas noticias están relacionadas con el trabajo, donde comienzan a lograr un reconocimiento a su esfuerzo.

SAGITARIO: Renace cierto espíritu aventurero del que se habían despojado en los últimos años. Sensaciones erráticas en el plano sentimental, con vacilaciones que ponen en estado de alerta a sus seres más queridos. El éxito los acompañará durante un largo trecho en todo lo relacionado con negocios e inversiones.

CAPRICORNIO: Crece la actividad social. El empleo será un ámbito favorable para desplegar algunas ideas que los ayudarán a obtener excelentes resultados. La salud será causa de algunos sobresaltos, especialmente por malestares óseos. Conmovedora correspondencia afectiva con la persona que aman.

ACUARIO: Tendrán muchísima imaginación y sensualidad, con ese toque de distinción que los caracteriza. También aflorará un marcado romanticismo, aunque pueden tropezar con ciertas decepciones por falta de reciprocidad. Traten de controlar las emociones porque se avecina un período de altibajos y cambios inesperados.

PISCIS: Urano los acompaña con cambios que arrastran algunos conflictos que deben afrontar con tranquilidad. Surge la necesidad de realizar tareas que siempre estuvieron relegadas. Es posible que los invada cierta tendencia al misticismo. En el amor deben escuchar el dictamen del corazón, que suele ser infalible.

Guadalupe Vallejos
Prof. en Ciencias de la Educación,
Psicología y Filosofía
Astróloga y Tarotista
Consultas: 4864-5651

 
¿FLACA a MUERTE?
 

Fiesta en Sevilla. La muchacha, con reflejos y algo rellenita, aceptó bailar con el joven alto. Cuando le preguntó de qué trabajaba y él le dijo de príncipe, se rió hasta las lágrimas: le pareció un buen chiste.

La argentina Máxima Zorreguieta no sabía, todavía, que estaba en pleno fandango con Guillermo Alejandro de Orange, heredero de la corona de Holanda. Esa espontaneidad, esa llaneza, ese cómo va a fijarse en mí un futuro rey enamoró al hombre que la llevó al altar con bombos, platillos y un bandoneón interpretando “Adiós nonino”, de Astor Piazzolla, por expreso pedido de la novia.

¿Qué habrán experimentado, además de la humana envidia, las miles de chicas núbiles, de medidas breves y ojos de susto (en realidad, de hambre) que esperaban conquistar a uno de los mejores candidatos de la realeza?

La legendaria Marilyn Monroe alcanzó la cima de su arte y hechizo en la película “Some like it hot” (“Una Eva y dos Adanes”) con diez kilos de más.

La evocación viene a cuento por esta desenfrenada carrera cotidiana, en la que, con disimulo o descaro, nos involucramos para estar flacos a toda prueba y transpiración. También a muerte.

Los diseñadores de Europa o Nueva York eligen una mujer-percha para que resalten sus creaciones, por lo que el sacrificio de las modelos, cumple, aunque en exceso, un objetivo. Pero, ¿qué alma malvada hizo correr la voz de que la delgadez es el único pasaporte internacional para la victoria? Esto es muy personal, pero creo que las gorditas se casan antes que las flacas: cuando se comparte el pan y el vino se está a un paso de anhelar un mismo techo. Es más movilizador para un hombre, compartir un lomo a la pimienta con alguien que lo paladea con su mismo placer, que padecerlo con una sílfide que pica, con desgano, una hoja de lechuga con aderezo. No adhiero a la teoría de que el hambre mundial puso en boga esqueléticas figuras como símbolo de una época en crisis. Si la sensualidad está en los huesos, descartemos a la Venus de Milo ya que se comprobó que sus medidas exceden lo que hoy se considera un talle normal. ¿Y por qué habrá pasado a la inmortalidad?

La belleza tiene que ver con un aura interior, pero también con toques de gracia donde la voz, la sonrisa, el arqueo de las cejas o un simple ademán seduce, detiene la atención.

Como la Mona Lisa de Leonardo, hay mujeres que no son delgadas, pero lucen el insondable misterio de la eternidad: algo que permanece inmutable y no destruye el tiempo.

Y comen pastas con salsas rimbombantes. Pero, atención, perseveran. Nuestra Máxima, continúa riéndose a mandíbula batiente y no la incomodan sus redondeces (con o sin embarazo); tampoco las capelinas en los actos oficiales, pero antes de conocer a sus suegros, aprendió a hablar en holandés: idioma más difícil que una dieta.

Noemí Carrizo
Profesora en Letras, locutora y periodista. Jefa de redacción y creadora de Emanuelle. Creadora y directora de Amika. Directora de Chabela, Labores, Nocturno, Vosotras y Mil Ideas. Autora de dos libros (Cosas de mujeres I y Cosas de mujeres II). Consultas: [email protected]

 
     
 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS WWW.HECHOSYPERSONAJES.COM.AR